Amarse a uno mismo es el comienzo de un romance de por vida

Éste 2013, inicia un nuevo año lleno de innumerables cambios, propósitos, proyectos y vastas resoluciones factibles de realizar.  Más no debes obviar priorizar el cambio más  fuerte que puedes hacer hacia tu persona y del cual dependerá gradualmente todos los posteriores proyectos que puedas tener durante éste año y los posteriores, sin duda es  el… Aprender a amarte. Para poder lograr esto, cuento con algunas reglas fundamentales que espero pongas en práctica y así observarás como en tan sólo pocos días mejorarás de actitud.

Dejemos de criticarnos: Si nos decimos a nosotros mismos que, pase lo que pase, estamos bien y nos hacemos ver constantemente lo mucho que valemos, podemos cambiar con facilidad nuestra vida. Pero si nos decimos que estamos mal, nos resultará enormemente difícil lograrlo. Aprendamos a sobrellevar nuestra inseguridad, no pretendamos ser entes perfectos; pues aquella inútil necesidad de intentar serlo nos crea una enorme presión y caemos en nuestra propia desvalorización.

Consejos para gorditas

Aprendamos a ser cariñosos con nuestra mente: Ser cariñosos con nosotros mismos quiere decir dejar de culparnos, dejar de sentirnos culpables, acabar con todo castigo y con todo dolor. No tenemos por qué culparnos por tener experiencias negativas y no es trillado decir que es mejor aprender de ellas que pasárnosla lamentándonos y siendo destructivos con nosotros mismos.

Elogiémonos: “La crítica deprime al espíritu; el elogio lo levanta”. Cuando te desprecias, desprecias al Poder que te ha creado. Dile a tu ser, que eres una persona maravillosa reconoce tu Poder, reconoce a tu Yo. Si lo haces una vez y dejas de hacerlo, no funciona. Continúa, aunque sea un minuto cada vez. Créeme, a medida que lo vas haciendo resulta más fácil. La próxima vez que hagas algo nuevo o diferente, o algo que comienzas a aprender y no sabes muy bien cómo hacerlo, proporciónate aliento y apoyo.

Busquemos apoyo: Una muestra de fortaleza pedir ayuda cuando se la necesita; así es que, acude a tus amigos y permíteles que te echen una mano. En lugar de intentar hacerlo todo solo y enfadarte porque no lo consigues, la próxima vez pide ayuda.

Seamos pacientes: La mayoría sufrimos de la expectativa de la gratificación inmediata. Queremos que todo suceda enseguida. No tenemos paciencia para esperar nada. La impaciencia es una resistencia a aprender, deseamos tener las respuestas sin aprender la lección o sin dar los pasos necesarios.

Dejemos de asustarnos: A cuántas de nosotros no nos ha sucedido que tomamos un pequeño problema y lo transformamos en un monstruo gigantesco. En una forma terrible de vivir, siempre a la espera de que ocurra lo peor en nuestra vida.

Aprende a perdonarte: Si has cometido errores en el pasado que te hacen sentir menos digno, entonces es momento de empezar a perdonarte y liberar al prisionero que llevas y vivir la vida con intensidad.

Cuida de ti: tampoco es vana la frase “Tu cuerpo es un templo y se debe tratar con respeto, amor y cuidado”. Se ha encontrado que la falta de amor propio es a menudo la raíz las causas de enfermedades como trastornos de la alimentación, Cuida de tu cuerpo.

Así que los mejores consejos que puedo darte es que te sientas cómoda con tu cuerpo, que lo disfrutes, y que te demuestres a ti misma lo fabulosa que eres.

La belleza real está en nuestra actitud. Así que este año nuevo cambia tus propósitos hacia este enfoque: tener la actitud que consideres más atractiva para que de inmediato luzcas tan deseable y hermosa como tú te ves. Claro, un cambio de actitud es de las cosas más difíciles de lograr y no se trata de una carrera corta sino de un maratón para el que tenemos que entrenar todos los días.

Autor: 

Angelita Santoyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *